Biocorp

Aromaterapia logo biocorp

Línea Servicio al Cliente:  (604) 448 44 18  – 310 360 68 13

logo transparente biocorp
Portada » Abedul

Abedul

Abedul (Betula Pendula)

Planta procedente de Asia central y septentrional. Las partes que más suelen utilizarse son las hojas y la corteza. su sabor es muy amargo. Es una planta astringente.

Puede llegar a alcanzar los treinta metros de altura; la corteza tiene un tono blanquecino-plateado. Podemos encontrar ejemplares de este árbol en casi todo el norte de España así como en algunas zonas altas -por encima de los 1000 metros respecto al nivel del mar- de la mitad sur de la Península.

En Portugal, curiosamente, se cultiva a una altura más baja.

Las ramas jóvenes tienden a encontrarse caídas, penduleantes, con un extremo que presenta unas verrugosidades que las hacen ásperas al tacto y a las que debe el nombre latino de «Betula verrucosa».

Se emplea prácticamente toda la planta: la flor, la savia, la yema, las hojas y la corteza de las ramas jóvenes.

Abedul

Floración

Dentro del mismo árbol encontramos flores masculinas y flores femeninas, separadas y bien diferenciadas; son de un color verde amarillento y curiosamente la floración se produce antes de salir las hojas, en los meses de abril y mayo, pudiéndose observar unos amentos masculinos que, tras cumplir la misión polinizadora, caen al suelo; los femeninos, por su parte, se conservan para formar los frutos.

La recolección se efectúa en los meses de primavera, recogiendo las hojas- que es la parte a utilizar- y procediendo a efectuar el secado a la sombra, por debajo de los 40 °C y en lugares bien ventilados.

Propiedades:

Antiséptico, Astringente, Diurético

En las hojas encontramos gran cantidad de flavonoides (como la miricitrina) que son los responsables de su marcada accióndiurética, empleándose en casos de afecciones. Las hojas de abedul han demostrado en estudios animales tener un efecto diurético por la presencia de los flavonoides.

Si nos fijamos detenidamente en las hojas, observaremos la presencia de aceites esenciales; un ejemplo es el betulinol, que contiene una cierta acción febrífuga por lo que su empleo como antitérmico da buenos resultados. La esencia de por sí actúa como antiséptico y cicatrizante, por lo que se puede emplear en determinados tipos de infecciones. El principio aromático de esta esencia es el ácido betulábico.

En la corteza encontramos taninos, cuya proporción puede variar entre el 10 y el 20 % y que le confiere acción astringente dermatológica y colerética (aumenta la secreción de bilis). Las corteza de abedul favorece la cicatrización de las heridas.

La savia tiene acción diurética y antirreumática.

Encuentra aquí más plantas para aromaterapia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *