Biocorp

Aromaterapia logo biocorp

Línea Servicio al Cliente:  (604) 448 44 18  – 310 360 68 13

logo transparente biocorp
Portada » Anís

Anís

Anís verde o común (Pimpinella Anisum) y Anís estrellado (Illicium Verum)

El anís verde o común, es originario de Asia y se cultiva actualmente en numerosas regiones a nivel global. El anís estrellado, originario de China y también conocido como Anís de China o Anís Chino, es el fruto de otra planta diferente llamada badián.

Las características del fruto del badián son muy similares a las del Anís verde, tradicionalmente, se usa en infusión como remedio contra el cólico y el reumatismo, y sus semillas masticadas después de la comida favorecen la digestión.

Anís estrellado, esta planta es originaria de la zona sur de China, Corea y Japón. El anís estrellado es una planta que se puede encontrar con otros nombres comunes como: anís de China o badiana.

El anís estrellado, a pesar de pertenecer a distinta familia botánica que el anís verde o común, contiene el mismo principio activo; una esencia rica en anetol, por lo que sus propiedades son similares.

Anis

El anís estrellado es un arbusto perenne que puede llegar a medir 5 m. de altura y es similar al árbol del laurel. Su agradable aroma recuerda al del anís verde o común, aunque el del anís estrellado es algo más fuerte. Los frutos son de color marrón y presentan una forma de estrella que le da el nombre común

El anís estrellado consumido en dosis elevadas puede producir efectos tóxicos por lo que fue retirado del mercado en octubre de 2001. Entre sus contraindicaciones se observó que puede provocar efectos tóxicos sobre el sistema nervioso provocando delirios y convulsiones

Anís verde, popularmente llamado anís, anís verde o matalahúva, es una hierba del Asia sudoccidental y la cuenca mediterránea oriental.

Anís es el nombre común de una hierba anual de la familia de las apiáceas, igual que el perejil. La planta del Anís adulta suele tener unos 50 cm. de altura, sus hojas son pinnadas en la base y divididas profundamente en la parte superior del tallo. Sus flores, de color blanco a amarillo muy suave, son pequeñas y de cinco pétalos. Los frutos del anís consisten en dos carpelos unidos, llamados cremocarpos, y son estos los que poseen gran parte de su fuerte sabor aromático. En plantas jóvenes, todos sus tallos son comestibles, los tallos del anís poseen una textura parecida al apio, su sabor es más suave que el de las semillas. Sus semillas, que contienen la mayor parte de su poder aromático, tienen un sabor dulce.

El elemento principal del aceite de anís (más del 90%) es el anetol .También contiene chavicol metileno, aldehído anísico, ácido anísico y un terpeno.

Los frutos contienen 2-5% de aceite esencial rico en trans-anetol, con estragol (metilcavicol), furanocumarinas (umbeliferona), trazas de hidrocarburos terpénicos y cetonas. Los frutos secos del anís proporcionan a esta planta un espectacular toque aromático debido a su presencia de anetol, un compuesto que además resulta más alla de su aroma particular, un gusto dulce. Está comprobado que el anetol posee poderes endulzantes mucho más que el azúcar.

Tanto su aroma como su sabor son debidos a un aceite denominado esencia de anís. La fragancia del anís, obtenida del aceite de sus semillas principalmente, se usa en culinaria y en la preparación de perfumes y aromatizantes. Sus usos principales los encuentra en panadería y repostería, en la elaboración de licores y en algunos platos como mariscos.

Propiedades:

Tanto el anís verde como el anís estrellado son eupépticos (facilitan la digestión) y carminativos (eliminan gases y flatulencias intestinales). Resultan ambos muy útiles en los casos de digestiones pesadas, fermentación intestinal y flatulencia (exceso de gases). Por su acción ligeramente antiespasmódica alivia los espasmos de las vísceras huecas (vesícula biliar, estómago, intestino, útero, etc). Calma los nervios y la ansiedad.

De hecho, el anís verde es considerado uno de los mejores carminativos naturales que hay. Uno de los principales compuestos que actúan benéficamente sobre la digestión, favoreciendo los procesos estomacales es el atenol, el cual junto con el bisolobeno, favorecen la digestión de los alimentos.

Tienen, a su vez, propiedades expectorantes, principios antiinflamatorios y antitusivos. Por ello, ayuda a los pulmones a deshacerse del exceso de secreciones, a disminuir inflamación en caso de bronquitis así como también la tos. Son muy valiosos contra la tos fuerte y seca, con expectoración difícil, así como problemas respiratorios asociados a la gripe.

El anís estrellado es muy bueno para personas con problemas y dificultades respiratorias y es uno de los ingredientes básicos en los medicamentos Tamiflu (único medicamento recomendado por la Organización Mundial de la Salud) para la gripe aviar.

Encuentra aquí más plantas para aromaterapia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *