Jojoba

 

Aceite de Jojoba ( Simmondsia chinensis seed oil )

La jojoba es un arbusto nativo de ciertas zonas áridas del noroeste de México y suroeste de Estados Unidos. Crece en clima seco. Cuando llegan las escasas lluvias estas plantas producen semillas con gran rapidez. Esto se debe a que necesitan aprovechar la breve temporada de lluvias para crecer y reproducirse. Los arbustos de jojoba, divididos curiosamente entre machos y hembras, aprovechan el viento seco para polinizarse convirtiéndose en uno de los grandes milagros del desierto.

El cultivo de la jojoba es de fácil manejo ya que no requiere labores muy intensas y es una planta que poco la afectan organismos patógenos e insectos.

La jojoba, que desde su implantación a comenzar a ser productivo demora 5 años, es un arbusto compuesto por plantas machos y plantas hembras, relativamente bajo encontrando su hábitat apropiado en zonas semidesérticas, es originario de Sonora (Norte de México y Baja California), México. Las semillas tienen un aspecto parecido a las de café, pero con una composición muy distinta. El 50% del peso de dichas semillas lo contribuyen unas grasas vegetales del tipo cera.

Su composición es en un 96% de ceramidas, vitamina E y ácidos grasos saturados como el acido palmítico y el acido behénico.

El aceite de jojoba es rico en ceramidas vegetales. Son moléculas similares a las ceramidas presentes en la epidermis de la piel. Aporta gran hidratación tanto a las pieles secas como a las grasas. En estas últimas está muy recomendado ya que tiene la capacidad de solubilizar el sebo de los folículos impidiendo la formación de granos y comedones. Muy indicada para pieles con problemas.

 

Propiedades:

 

Las propiedades dermatológicas son múltiples y variadas: antiinflamatorias, tonificantes, suavizantes, emolientes, calmantes y astringentes.

♣ Rico humectante para la piel, actúa como regulador del agua del exterior al interior y al revés, lo cual contribuye a reducir las arrugas.

♣ Pieles secas: sirve de manera notoria para lograr mayor suavidad en la piel hasta más de 8 horas luego de su aplicación.

♣ Da firmeza y elasticidad y estimula los procesos de regeneración celular de la piel.

♣ Posee ácido linoleico, lo que interviene en la regeneración celular y las proteínas de la queratina, que nutren al cuero cabelludo.

♣ Permite el mejor funcionamiento de las glándulas sudoríparas.

♣ Actúa como protección ante probables alteraciones cutáneas debido al uso de tintes y permanentes.

♣ Bajo ciertas condiciones, el aceite de jojoba puede tener un efecto antiinflamatorio. Esa virtud la hacen útil para personas con alteraciones de la piel causadas por inflamación.

♣ Sirve para controlar el acné y para los casos de gente con síntomas de psoriasis, rosácea o algún otro orden de descamación.

♣ El aceite de jojoba está indicado para los problemas de la piel tanto por sequedad extrema como por desequilibrios de sebum.

♣ Se ha comprobado que el aceite de jojoba tiene actividad antioxidante y protege la piel de los radicales libres.

♣ Sirve para los pacientes con pie diabético.

♣ En embarazos: previene la flaccidez y las estrías, tan habituales durante los períodos de gestación.

♣ Es un tratamiento cosmético efectivo contra los barros, las espinillas, los puntos negros, sarpullidos, irritaciones y diversas afecciones de la piel.

♣ Muy recomendado para su uso en masajes, especialmente en manos y pies.

♣ Al tratarse de un aceite de composición parecida a las ceramidas de nuestra piel, permite que la piel se oxigene y respire, sin alteraciones en el drenaje de toxinas, la termorregulación y la flora residente en la epidermis.

♣ El aceite de jojoba puede utilizarse también como loción para evitar el enrojecimiento e irritación de la piel luego de cada afeitada.